miércoles, 11 de julio de 2012

Las palabras fluyen a raudales como una lluvia en un vaso de papel.Se deslizan al pasar, se disuelven a través del universo. Charcos de tristeza, olas de alegría se filtran a través de mi mente abierta, poseyéndome y acariciándome. Jai Guru Deva Om, nada va a cambiar mi mundo. 
Imágenes de quebrada luz que bailan ante mí como un millón de ojos, me llaman y me llaman a través del universo. Los pensamientos serpentean como el viento inquieto dentro del buzón...se tambalean a ciegas mientras construyen su camino a través del universo. Jai Guru Deva Om, nada va a cambiar mi mundo. 
Sonidos de risas, sombras de la vida suenan en mis oídos abiertos, emocionándome e invitándome. 
Infinito e inmortal amor que brilla a mi alrededor como un millón de soles que me llaman y me llaman a través del universo. Jai Guru Deva Om, nada va a cambiar mi mundo.