domingo, 2 de octubre de 2011

Lo sabes, no hay arma más seductora que contestar siempre la verdad.